t. 943 100 361

El juego de la mariposa


Familias! Os traemos este divertido juego de meditación en familia para que lo podáis disfrutar durante el fin de semana. Os permitirá disfrutar de la calma mientras centramos la atención en la respiración y en las sensaciones. Es un juego que se puede realizar tanto al aire libre como en casa, y cualquier momento de la mañana o de la tarde puede ser adecuado para pasar un tiempo en familia, a la vez que nos permite estar atentas/os a la respiración y a las sensaciones de nuestro cuerpo. Este juego también consigue que se generen momentos de dulzura, calma y presencia entre madres/padres y hijos/as, por lo que ayudará a conseguir estados de mayor serenidad.

En primer lugar necesitamos una mariposa y para realizarla necesitaremos una goma de pelo o cualquier otra goma, pétalos de flores u hojas recortadas con esa forma, hilo, agujas y tijeras. Primero, cogemos cuatro pétalos y los unimos de dos en dos (podéis unirlos con hilo y aguja o con pegamento). Esto serán las alas de la mariposa. Cogemos estas alas y las unimos a la goma, de nuevo mediante hijo y aguja o con pegamento. Por último, podemos decorarla a gusto de cada uno. Se le pueden añadir abalorios o purpurina o se pueden pintar. Aquí todo vale, por lo que ¡a dar rienda suelta a la creatividad de cada uno/a!

Para comenzar el juego, un miembro de la familia se coloca la mariposa en el dedo y los demás se colocarán al rededor sentados o tumbados, como más cómodo/a esté cada uno/a y podéis cerrar los ojos. Recomendamos que pongáis alguna canción que os ayude a permanecer en un estado de calma.

La persona que tenga la mariposa la ira colocando en las partes del cuerpo de los demás participantes. Llevamos la atención a nuestro cuerpo y disfrutamos del contacto de la mariposa cuando esta se acerque a nosotros. Disfrutamos de ese contacto, y cuando se vaya hacia otra persona, intentamos seguir tranquilos, ¡ya volverá!

Durante todo el ejercicio intentaremos estar centrados en la respiración, en cómo entra y sale el aire por la nariz y en cómo se sube y baja la tripa, para ayudarnos a permanecer tranquilos.

Cuando terminéis de realizar el ejercicio podéis compartir si habéis estado tranquilos o no, si os ha gustado o no, si os habéis aburrido o no, si habéis tenido alguna sensación en el cuerpo o no. Podéis compartir y reflexionar sobre cualquier cosa en familia (Sánchez, 2017).

Sanchez, G. (2017, Septiembre 4). La mariposa y el cuenco. [Archivo de video]. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=IN0Cqdzk32A

Logotipo Eli fisas Mindfulness

Centro Mindfulness y Desarrollo Personal

C/ Iparraguirre 12, bajo – Irún

t. 943 100 361